IMPERDIBLE NOTA DE BOCHA BALBONI

RE ENCUENTRO CON EL STYLING NORTEAMERICANO

        Con el fin de aprovechar la ventajas imperantes en Argentina en la compra, transporte  y portación de dólares, me hice una escapada a los pagos de mi tio don Henry (R.I.P.)

Mi primer contacto con la literatura automovilística fue en los lejanos ’50 a través de    leer mensualmente MECANICA POPULAR, esa especie de biblia sobre autos americanos de entonces, así que con los ojos grandes como huevos fritos viví la era del cromo y la exageración bien de cerca.

La vida quiso que  así como el viejo me regalara “Medio Siglo de Automovilismo Argentino” a mis 9 años, a los 19 volviera de un viaje a Buenos Aires con QUATTRORUTE, y nació mi enamoramiento con la revista que duró hasta la actualidad, solo que ahora ya no la consigo.

Desde entonces y hasta el 75  en que las cosas se complicaron en el país (cuando no) tuve una suscripción que renovaba año a año, y ocupa hoy varios estantes de mi biblioteca.

Aunque de styling norteamericano iba hablar tuve que pasar por acá para explicar porqué me alejé de los autos de Detroit, y como siempre el derrape me saca de la ruta…

Los autos se me ocurre a mi, están muy hechos a la geografía del lugar al que están dirigidos y la gente que los va a ocupar también. Así que con grandes calles y avenidas, grandes autopistas y todo grande los norteamericanos no tienen otra cosa que pensar en grande.

Pero llegó un momento en que perdieron la chaveta.

Hoy algunos ejemplos de aquellos tiempos sirven de atracción frente hoteles o negocios y aunque no lo crean hasta vi uno circulando.

 

 

Cadillac 1959 cupé

De puño y letra del también creador del Corvette, “Chuck” Jordan, quintaesencia de la exageración  y el dudoso gusto.

Hoy en contraposición pero diría, tan fuera de órbita como aquellos, las “chichís” van al  súper en Hummer! Uno creería que hay que estar mal del mate, pero allá es así.

Ahora acá al sur de Asunción, con varios amigos compartimos el aburrimiento respecto de los todos grises autos locales made in Mercosur (locales es un decir…) que por desgracia además  de parecer hechos con carbónico o con el mismo software que todas las terminales compraron en oferta en Wall Mart, encima no tienen mejor idea que pintarlos del mismo color!

En ese pedacito de Obamalandia donde caí, gran sorpresa!, además de los carbonicados hay autos con personalidad y entre esos se destacan  Chrysler y Dodge, marcas de la misma terminal otrora  terceros lejos… ampliamente superada por cada marca de Ford o GM.

Hoy si no fuera por los taxis, los patrulleros y los Mustang (lindísimos), Ford casi-no-se-ven!

        Mustang convertible

Si los Dodge o Chrysler son lindos o feos es cuestión de gustos, que hay muchos es una cuestión matemática pero además sorprenden por ser distintos y tener fuerte personalidad, eso que le falta a los que acá tenemos  que sufrir.

Cadillac XLR  sobre plataforma Corvette, tutta la grinta!

Chrysler 300

Dodge Charger

        Y la frutilla del postre (Bocha estás menos original que los programas argentinos de TV). El auto mas lindo que vi en esta recorrida: Pontiac Solstice, lástima que ya se dejó de hacer porque GM termina de cerrar  Pontiac.  Como vi varios supongo que tenía buena salida, en una de esas reaparece bajo otra marca.

PONTIAC SOLTICE EL QUE MAS ME GUSTO

Pueden ver mas en:

http://www.pontiac.com.mx/content_data/LAAM/MX/es/GMMGM/showroom/pontiac/index.html

 

Eso si… jamás compraría un auto con transmisión automática! al menos mientras Dios me conserve la posibilidad de tener dos patitas…

Como es un páis donde  la “sensación” es distinta podés ver cosas como esta muy frecuentemente en el estacionamiento del super o en la calle.


O de esta forma dejar la Harley sin que le pase nada

 

Por suerte se ve que se pueden seguir haciendo autos que no sean todos iguales, que no parezcan copias unos de otros. Tendremos la suerte algún dia de poder comprarlos acá?

Bocha Balboni

historiasdehya@gmail.com

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario