PRESERVACION VS. DEPREDACION – CARTA DE TURIN -

Estuve pensando varios días de como poder concientizar a las persosnas que quieren encarar un proyecto de construcción de un vehículo, para que antes de iniciar los trabajos evalúen si el vehículo en el que van realizar las tareas, no es alguno que tiene historial o sea un ejemplar que deba ser preservado o en el estado en que se encuentra o restaurarlo a su versión original; y digo esto porque muchos no tienen encuentra estas premisas y al no tener en cuenta el valor histórico, técnico o de pieza única, proceden a depredar algo que después nunca más podrá ser rescatado para poder ser disfrutado por los que amamos los fierros antiguos y las nuevas generaciones. Por tal motivo quiero que tengan en cuenta lo que la  Fédération Internationale des Véhicules Anciens a establecido como normas a tener en cuenta.

CARTA DE TURIN

INTRODUCCION
Los propietarios de vehículos históricos y de colecciones y los conservadores de colecciones de vehículos históricos han tenido mucho éxito en sus esfuerzos destinados a asegurar la preservación y el uso de los vehículos históricos. Esta Carta ha sido transmitida a la FIVA para dar consejos sobre las decisiones y las actividades relacionadas con los vehículos históricos. Es la mejor forma de preservar esta substancia histórica inalterada que permitirá a las futuras generaciones aprovechar estos tesoros culturales.

OBJETIVO
La Carta de Turín define las líneas de conducción en lo que concierne al uso, mantenimiento, conservación, restauración y reparación de los vehículos históricos utilizados de forma activa. Esperamos que estos consejos ayudaran a nuestros miembros a adoptar decisiones razonables y duraderas. Ella es complementaria a las otras Cartas en vigor, que se refieren a la preservación de nuestro patrimonio cultural.

DEFINICIONES
Tal como se definen en esta Carta, los vehículos históricos abarcan los automóviles, las motos, los vehículos utilitarios (militares, agrícolas y de transporte), los remolques, las bicicletas y otros vehículos mecánicos, al igual que los otros vehículos terrestres -que no se desplacen sobre raíles- movidos por el vapor, la electricidad, el petróleo o la energía muscular. El objetivo de esta Carta puede también incluir los edificios y las infraestructuras ligadas en primer grado a los vehículos históricos y su período de utilización, como las fábricas, estaciones de servicio o carreteras o pistas específicas. Además, queremos preservar los conocimientos especiales y las profesiones históricamente relacionadas con la fabricación y la conducción de dichos vehículos.
Preservación significa el cuidado y la prevención del deterioro, gracias a los cuales el estado actual, o la calidad particular conmemorativa de un vehículo u objeto histórico son preservados.
Conservación es el proceso destinado a preservar la condición de un vehículo u objeto. Esto comprende toda intervención destinada a asegurar y estabilizar el vehículo u objeto, al igual que su substancia histórica, sus piezas sueltas y materiales, tal como son, de forma que no sean alterados y que su valor documental histórico o material no sea amenazado de ninguna manera. La conservación sirve simplemente para prevenir, o al menos retardar el deterioro continuo. Generalmente estas medidas no son visibles superficialmente.
Restauración es un proceso destinado a reemplazar las piezas o partes para volver a la imagen precedente de un vehículo u objeto, y/o para reforzar estructuralmente, por comparación a su estado antes de los trabajos. Generalmente la restauración ira más lejos que la conservación. La restauración se preocupa también del “origen histórico” e intentará en lo posible preservar la substancia autentica. Las partes restauradas deberían fundirse en armonía con el resto del vehículo no restaurado, pero deberían también ser detectables en el transcurso de una inspección profunda.
Reparación significa la adaptación, el reacondicionamiento o el reemplazo de componentes existentes o desaparecidos. La reparación tiene por objeto en principio y ante todo mejorar un standard predeterminado de la integridad mecánica o en consonancia con el uso deseado. La reparación no se preocupa del estado histórico de los componentes, de los materiales de origen, de las técnicas de trabajo o de la substancia autentica del vehículo; el único objetivo es de devolver de nuevo la operatividad al objeto en cuestión.

Artículo 1
Esta Carta tiene por objeto preservar la historia del vehículo y sus testimonios tangibles e intangibles. Os proponemos que utilicéis cualquier conocimiento científico y tecnológico disponible igual como las organizaciones y las infraestructuras que trabajan en este campo para asegurar la preservación y el uso de los vehículos históricos en las vías públicas.

Artículo 2
La preservación y la restauración, igual que todo el proceso de trabajo concerniente, tienen por objeto preservar los vehículos históricos tanto como objetos significativos técnicos y culturales o como referencias en la historia del transporte. Como parte integrante de este esfuerzo, las profesiones tradicionales necesarias deben ser transmitidas a las futuras generaciones

Artículo 3
El cuidado permanente y duradero aportado a la suma de componentes de un vehículo y su uso regular son esenciales para la sobrevivencia de los vehículos históricos. La utilización activa de los vehículos históricos de valor por las vías públicas, es esencial para su preservación y la transmisión de los conocimientos tradicionales de los procesos a las generaciones futuras, es también un importante factor para su comprensión.

Artículo 4
Un uso público socialmente aceptable y benéfico para las dos partes, siempre contribuye a la preservación de los vehículos históricos. En consecuencia, es importante y deseable que se utilicen. Para utilizarlos, los vehículos históricos no deberían ser modificados más que lo estrictamente necesario. De forma que las modificaciones deberían alterar lo menos posible la substancia histórica de los vehículos, y tampoco deberían modificar la apariencia del vehículo y deberían ser completamente reversibles.

Artículo 5
Los vehículos históricos deberían ser los testigos no solamente de su propio rol como medio de transporte, también deberían reflejar sus orígenes históricos, la evolución técnica de su época y su impacto en la sociedad.
Será continuada…

Lo normado en los artículos de la CARTA DE TURIN, nos sirve a todos los pretendemos preservar la mayor cantidad de vehiculos ancianos de la depredación que ocurre a diario por muchos que al no tener en cuenta el valor historico de conservar en el mayor estado de originalidad a todos los medios de locamoción para mostrarlos a nuestra generación y a las futuras generaciones tal como eran en sus origenes y como fueron evolucionando técnicamente a traves de las epocas, proceden a realizar heregias a los nobles vehículos que se encuentran preservados o a los que podrian ser restaurados a su originalidad, y los modifican cambiandole la mecanica, rodados, modificandoles las carrocerias, etc. No estoy en contra de realizar distintos tipos de autos o vehiculos modificados, pero considero que para realizar ese tipo de construcción, se debe utilizar partes que por su estado no sirvan para el objetivo de restaurar; y nunca se debe hacelo con un vehículo que este en su estado original, que ueda ser restaurado, o que las partes sean unicas y deban ser presenrvadas en el estado en que se encuentran.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario