Carroll Shelby

Carroll Hall Shelby (11-ENE-1923 / 10-MAY- 2012)

En tiempos que Argentina  era mirada por el mundo como país latinoamericano líder,  no andábamos mendigando crédito ni petróleo por el mundo, y teníamos fechas por los campeonatos mundiales de Conductores y Marcas. Entonces se disputaban separadamente el Campeonato Mundial de Conductores y el de Marcas. El de conductores con monopostos y es lo que hoy llamamos fórmula Uno, convertida en  triste función circense donde compiten empleados de  gomerías cambiando cubiertas, para que los periodistas digan “que entretenidas son la carreras este año!, cuantos sobrepasos.!” En el de marcas intervenían automóviles Sport, barchettas, al decir de mis parientes mangiabroccoli, encabezados por Valentino “Il Grande”. Bi-plazas entre los que figuran los automóviles mas hermosos que se hayan fabricado. Me decía un viejito cubano, libre, que vivía en USA escapado de las garras de la tiranía castrista-guevarista: “que pena me da Argentina, pensar que nosotros la veíamos como la estrella del continente hispano-parlante, toda Latinoamérica quería ser como Argentina”,  y tenía razón. Por esos años lo mejor del automovilismo del mundo se hacía los rulos por venir a Argentina. Entre Diciembre y Enero por nuestras pistas se paseaban hombres y máquinas  venían dirimir sus disputas pendientes de la temporada Europea. Nuestras carreras eran las primeras de los  campeonatos que comenzaban cada año. Ya que estaban los equipos acá se hacían varias, había una fecha por los puntos y siempre se agregaba alguna de entrecasa donde   hasta se trenzaban los de nuestra Mecánica Nacional. Pero sabés, yo quería contarte que Carrol Shelby, el que después fuera famoso por los Cobra y los Mustang y otras geniales creaciones corrió acá en una de esas temporadas. Bueno, como siempre….  me fui pa los churquis… Carroll Hall Shelby, hijo de un cartero rural de Leesburg estado de Texas, había nacido en 1923. Fue transplantado del corazón en 1990 y de riñón en 1996. Bien remendado don Carrol,  tiró de lo lindo. Entre paréntesis,  ya te anotaste para ser donante de órganos?. Mirá el bien que se puede hacer a otro con las piezas que sobran cuando tenemos que irnos… Este ñato vivió 22 años con un cuore ajeno, la generosidad de dos familias permitió que viviera nada menos que 22 años mas! Si volvemos a Shelby? El fato es que en 1954 al correrse los primeros 1000 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires,  por el mundial de marcas, que se corría como Le Mans por parejas que se alternaban en la conducción, Farina corría con Maglioli, Collins con Musso, Gendebien con Phill Hill, entre los que venían de afuera, algunos compartían con locales como Elizabeth Hasskell con Lostaló, Trintignant con Froilán, Moss con Menditeguy. Venían de toda Sudamerica era La Temporada argentina de carreras. Se Formaban parejas locales también entre los que tenían algunos autos como Saenz Valiente con Ibáñez, Najurieta con Gomez. Pocos tipos se la bancaban solano… manejando los 1000 km dale que te dale. Había un polaco (creo que era) Jaroslav Jhuan con Porsche que lo hacía. Justamente Carrol Shelby que calzaba sombrero tejano había venido como integrante de una escudería nortemericana representante del Sport Cars Club of America,  manejaba un Alllard-Cadillac, también se animaba a intentar a dar la vuelta solo, sin relevo. Como dice mi amigo experto en Sport, el escribano veloz, don Julio Martín Méndez Peralta Ramos (no tenés apellido Gorosito…) en su nota “En ese momento no era conocido y en todas las publicaciones figuraba como si fuesen dos: Carrol-Shelby o R.Carrol y F.Shelby”.

Que se yo, como casi todos se turnaban y corrían algunas mujeres como Elisabeth Haskell o María Teresa de Filippis, en algún momento muchos creímos que Carrol era una mujer que se turnaba con Shelby. Pero el grandote se la bancó solo. Y cito de nuevo a mi amigo que  en www.automovilsport, dice: “Shelby fue el único que llegó (de la delegación norteamericana, al final de los1000 Kilómetros) clasificándose décimo en la general. Manejó toda la carrera sin necesitar un relevo, a pesar de los inconvenientes que tuvo al golpear su coche y deshacer un guardabarros”. En 1959 fue ganador de la general en las duras 24 horas de Le Mans, tripulando un Aston Martin DBR1/300, oficial en pareja con el inglés Roy Salvadori. Entre 1958 (con Maserati250F) y 1959(con Aston Martin DBR4) largó 4 carreras de F1 puntables en cada año. En 1958 obtiene su mejor resultado, un 4° puesto en Monza. Años después cuando deslumbraba al mundo con sus creaciones decíamos: te acordás del grandote del sombrero tejano y  el Allard? Ese,  ese tipo de los Cobra vino a correr una vez  acá. Fuentes consultadas, El Gráfico (época Vigil), http://www.statsf1.com,   Agradecimiento especial a Julio M.Méndez Peralta Ramos.

Bocha Balboni

historiasdehya@gmail.com

Esta entrada fue publicada en corredores, historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario