ALGUNAS ANECDOTAS CONTADAS POR NELSON YAMMAL SOBRE EL EVENTO DE FORD T EN RUTLAND

Amigos

Queria compartir con uds. el viaje extraordinario al evento de Ford T en Rutland, al norte de EEUU

La comitiva argentina estaba integrada por Jorge Baez quien recibio el premio que en su oportunidad les hicimos saber, su hija Barbara, Daniel Bollo, mi padre y yo, Bailey Rettig, que es el americano que siempre viene a nuestros eventos, nos acompaño en todo momento y se identifico con nuestro club a pesár de haber gente del suyo en America.

Los encuentros allá son muy distintos a los nuestros, empezando que duran una semana de Lunes a Viernes y que habia 210 Ford T. Yo participé del mismo por 3 jornadas, desde el miercoles hasta el viernes. Tuve algunos sentimientos encontrados, ya que hay carrocerias que nosotros no tenemos, Central door, coupes techo duro, autos originales de 1909, 1910 etc… pero la gran mayoria no están originales, o si se quiere con repuestos que no corresponden al modelo, lo mas comun era ver autos con ruedas de alambre sin ser mod 1927. O freno a disco en las ruedas traseras. La gente que participa es en su 85 % de mas de 70 años, nadie se viste de epoca, ni siquiera en la noche de gala. Los autos en su mayoria tienen los motores mejorados, con cigueñales de Ford A, tapa de cilindro comprimida de aluminio, etc… Por ese motivo son muy confiables y pueden recorrer en promedio 150 km por dia.

La organización les da a cada participante un cuaderno con el recorrido ha hacer por dia que es una especie de hoja de ruta en donde marcan por donde hay que ir doblar etc. es por eso que cada uno va por su cuenta, es imposible hacer una carabana como las nuestras con tantos autos.

El Miercoles a las 8 de la mañana era la hora de reunion para la salida, allí nos dieron una tarjeta con nuestro nombre que debiamos colgarnos todo el dia, de allí nos pidieron que formaramos una fila para que nos entreguen el almuerzo que consistia en un sandwich una manzana una galleta dulce y una lata de Coca o una botella de agua. Sin entender mucho me fui a la puerta ya que me dijeron que me habian asignado un auto. En la puerta habia un T 1914 con algunos detalles de pintura y un matrimonio mayor sentados adelante, despues de las presentaciones nos sentamos atrás el viejito se bajo le dio un cuarto de vuelta y arrancó, creo que ni el mismo Henrry debe haber manejado tan bien un T. Salimos, la mujer era la copiloto que marcaba el camino y el hombre hacia lo suyo. Como el idioma realmente era una barrera, nos dedicamos a sacar fotos y disfrutar del viaje. Como al medio dia paró y nos dijo que ibamos a almorzar, yo buscaba un salon pero me di cuenta que cada uno hacia una especie de picnic y se sentaba donde querian, al aire libre. No vi una gran integracion. Lo que no puedo negar es que con nosotros fueron muy atentos y siempre distintas personas nos venian a saludar y a darnos la bienvenida. Seguimos el viaje visitando algunos lugares de interes que estaban marcados en la hoja y como a las 15 estabamos de vuelta en el hotel. De allí libre hasta el otro dia, que nos llevo un Sr que habia vivido 15 años en el Perú. Un hombre sumamente atento, ese dia recorrimos 200 km y casi nos quedamos sin nafta, el T un 25 muy bueno. El Viernes fuimos en un T 1909 EXTRAORDINARIO el dueño no nos dejaba abrir o cerrar las puertas de atrás todo lo hacia el, con decirles que manejaba con guantes para no engrasarlos. Pero lo que me desilusiono es que al subirnos me di cuenta que el motor no era el original ya que lo arranco electricamente, despues me comento, que ya estaba grande para darle manija y que por eso le habia puesto un motor 1927 por supuesto que mejorado, y que al original lo tenia en la casa. Este fue el mejor coche de los tres en los que anduvimos. En los dias que participamos solo vi un auto que se quedó porque se le pincho una rueda y otro que calentó. En la playa del hotel estaba la empresa que vende repuestos Langs con un trailer que tenia lo que busques, que por supuesto no podiamos dejár de ver junto a Daniel al lado habian armado un taller con dos mecanicos que arreglaban los coches.

El viernes a las 18 hs era el coctel y a las 19 la cena, alli entregaron los premios, hablo Jorge baez agradeciendo el suyo. Mas tarde otorgaron una beca de estudio a dos chicos necesitados, con dinero de un remate que habian hecho el miercoles por la noche. y anunciaron que el proximo ganador del premio era un Australiano.

(Cabe destacar que Jorge Baez es la primer persona fuera de los EEUU en recibir este premio.)

Al otro dia partimos para Detroit para conocer el famoso museo Henry Ford.

Pero esa es otra historia…

Saludos Nelson.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario