OCEAN DRIVE -SOUTH BEACH- MIAMI

En ese pedacito del mundo que es el estado de Florida, otro pedacito que es apenas una lengua que sobresale en el mar, South Beach es un lugar muy especial donde los que nos gustan los autos y las motos podemos sentirnos en el paraíso.

        Esa casi magia de compartir la calle con Ferraris, Lamborghinis, limusinas americanas, Rolls,  Bentleys y Porsches, se potencia con la presencia de un casi museo en vivo ya que encontramos piezas de colección estacionadas en Ocean Drive  como detalle elegante y llamativo.

Seguramente no es el único lugar en el mundo donde se da, pero yo lo viví ahí.

Pero antes de ir al grano, quiero contar que llama la atención en calles mas silenciosas que las nuestras, escuchar antes que el sonido de sus escapes  la turbina de refrigeración  cuando pasa un   Porsche,    o como impresionan los Lamborghini  marchando a velocidad  de paseo con esa enorme usina que en ralenti parece pedir acelerador a fondo…

Lo prometido:

Uno de los primeros y mas lindos modelos de Thunderbird frente a un Restaurant.

Un Ford y un Dodge de los ’50.

 

     Este Packard, hasta conductor “fake” tiene

 

Me voy en la Ferrari a tomar un cafecito…

 

Vamos a pasar un Lamborghini convertible, acelerá….!

 

La “sensación” de inseguridad es distinta y se puede dejar un Porsche con la capota baja en el estacionamiento.

Los muchachos de la scudería de Santa Agata bolognese  se juntan a contar sus cuitas… se quejarán del precio de la “nasta” ?..

 Trike Indian se alquila..

Harleys no podían faltar

De levante en un Rolls convertible… habrá tenido suerte?

Un Chevrolet de los ’50, como nuevo

Otro Lamborghini convertible y este con capota plegada.

 

Nos pasa un Fisker híbrido!  parece de acero inoxidable como el De Lorean, terminará igual?

En un salón exhiben este Spyker, se acuerdan  que hubo unos en  F1?

 

       La limusina estacionada en casa…

        Un Tesla, eléctrico total, en venta. Se terminó la batería y fuiste… que comodidad ! Apuesto que será el Tucker del Siglo XXI

Bocha Balboni
historiasdehya@gmail.com
Esta entrada fue publicada en historia. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario