DESDE BUENOS AIRES A SANTIGO DE CHILE SIN ESCALAS

A continuación, vamos a introducirnos en los famosos “raids”. Estos, fueron recorridos efectuados por conductores, a veces conocidos, y otras tantas ignotos, quienes efectuaban largos recorridos conjugando distancias a vencer, caminos a doblegar, y(si las cosas resultaban relativamente bien) lograr una velocidad de marcha regular. El propósito de los raids, era el de entregar los datos necesarios para abrir o bien hacer conocer a los demás automovilistas, los caminos que conectan a las grandes urbes con las bellezas naturales, vencer al cronometro no debía ser prioridad, ya que se consideraba victorioso aquel que lograra completar el recorrido previsto. El condimento especial de un raid, era el de poder disfrutar del entorno mientras se realizaba el viaje, algo prácticamente imposible de realizar durante una carrera de velocidad. Emilio Karstulovic Bonaci, era uno de esos personajes sin igual, periodista, corredor, raidista, director de la prestigiosa revista “Sintonía”, era un hombre querido y admirado por muchos.

De nacionalidad trasandina, argentino por su perfecto amoldamiento a nuestra tierra y a nuestra gente, “Kartulo” era uno de los ases indiscutibles del automovilismo, tanto de un lado  de la cordillera, como del otro. Desde sus inicios como corredor, siempre se sintió enamorado de las grandes distancias, convirtiéndose en un raidista formidable, recorrió nuestro suelo de cabo a rabo, y en cierta oportunidad, decidió unir ambas capitales de un solo aliento, sin neutralizaciones de ningún tipo, solo se detendría en casos de recarga de combustible y por algún pinchazo, o de ser necesario, por algún desperfecto mecánico.

Pero también era corredor, y de los buenos. Había ganado el “gran premio nacional” de 1934, uniendo las ciudades de Rosario (Santa Fe) y Resistencia (Chaco) ida y vuelta, así que le añadió un toque de pimienta a la prueba: Realizaría la unión de las dos capitales, con un simple automóvil de calle, en menos de 24 horas. (…)

Disfruten de esta primera entrega, que sin lugar a dudas, no tiene desperdicio alguno . Esta hazaña automovilística ocurre en el año 1937.

“Después de 15 horas de viaje en automóvil, de forma ininterrumpida, se me ocurrió preguntarle a mi acompañante Honorè Jourdan”…

- ¿Qué le parecería a usted, establecer un record entre Buenos Aires y Santiago de Chile, empleando menor tiempo, que la suma de las dos etapas record de los grandes premios internacionales “Buenos Aires – Mendoza”, y “Mendoza -Santiago” ?

“La expresión de extrañeza, quedó reflejada en el rostro de Jourdan, e hizo que a medida que pasaban los kilómetros en la veloz marcha que llevábamos, se aferrara más en mi espíritu, la confianza en eso que vislumbrara, sin tener un concepto exacto y minucioso de lo que era en sí, debía de ser factible”.

-¿Quiere decir, un viaje sin descanso en Mendoza, de un solo tirón?.

- Efectivamente, sin neutralización, sin descanso. De otra manera, no tendría gracia…

“Jourdan quedó pensativo, yo en cambio, acababa de hacer una comparación, que me demostraba a mí mismo, lo fácil que sería llevar a cabo esta empresa, pues el intento, que ibase esbozando nada tenia de utópico, y menos de imposible.”

“En el preciso instante en que iniciaba el diálogo que dejo consignado, regresábamos de una inspección por la provincia de Entre Ríos, desde el límite con Corrientes, y habíamos pasado ya por Pilar, sin detenernos en ningún momento. Llevábamos recorridos casi mil kilómetros y aunque no me lo había propuesto especialmente, ni podía creer que en virtud de mi aplicación anterior a toda otra clase de actitudes distintas, pudiera ni remotamente estar en “treining”. La marcha prosiguió sin detenciones:”

- Francamente, (interrumpió el silencio Jourdan, después de reflexionar un rato) me parece duro…

- Sin embargo, estoy más seguro con cada instante que pasa. Y si se fija bien, ahora, en este viaje que estamos terminando, hemos hecho el equivalente del trayecto Buenos Aires – Mendoza. (…)

- Veo más claro lo que usted se propone, (dijo ahora Jourdan, agregando) pero con eso y todo, le encuentro grandes inconvenientes…

- Francamente, (repliqué yo) no me lo había propuesto en realidad, pero… ¿ Qué le parece a usted si lo dejase resuelto?

- ¿Así, sin más ni más ?

- Sin más ni más. (…)

“Mientras nos aproximábamos a Buenos Aires acelerando la marcha con toda confianza, fui viéndole al proyecto, proyecciones de gran interés…. Al penetrar las calles de nuestra gran urbe, siempre si habernos tenido que detener ni un solo instante, en el camino, desde Entre Ríos, en su limite con Corrientes, tenia fuertemente arraigada en mi cerebro, una nueva convicción”.

“Que unir Buenos Aires con Santiago de Chile en automóvil, dentro de las 24 horas de un mismo día era posible. Y para demostrar que esto pueden hacerlo otros, me había decidido a llevarlo a cabo yo.”

” Hay muchos hombres capaces de llevar a buen termino importantes hazañas automovilìsticas, pero lo que no se encuentra con facilidad, es la maquina adecuada en cada caso determinado, con la cuál se puede estar seguro de salir airoso. El factor mecànico es preponderante.”

En la segunda entrega, vamos a ver qué automóvil utilizará Karstulovic, para esta travesía sin precedentes , como así también decidirá quien lo acompañará, y de que manera asentarán la máquina, sin dejar de lado algunos momentos muy especiales y simpáticos, que lamentablemente, el tiempo se llevó, pero que juntos vamos a volver a revivir…

Las imágenes que acompañan esta primera entrega son las siguientes: Emilio Karstulovic Bonaci posa con su clásico sombrero de explorador, junto a su acompañante Juan Patelli, ambos se adjudican el gran premio nacional de 1934 tripulando al Mercedes – Benz SSK que aparece detrás de ellos.

Emilio Karstulovic Bonaci, atiende a la prensa, que espera atenta, sus oportunos comentarios. Emilio Karstulovic-GP37 - copia EMILIO KARSTULOVIC BONACI GANA EL G.P. DEL 34

Los espero en este, nuestro lugar de encuentro. La página web del petit museo de Omar Roglich.

Hasta la próxima semana.

Nicolás Lucas Barçón

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a DESDE BUENOS AIRES A SANTIGO DE CHILE SIN ESCALAS

  1. Nicolàs Lucas Baròn dijo:

    Deseo comentar a todos los lectores, que la imagen de “Kartulo”, en la cuàl aparece hablando por microfono a la prensa, fuè tomada en la linea de largada del gran premio de 1937, para el cuàl debiò tomar un aviòn desde Mendoza para llegar a tiempo para largar. Karstulovic acababa de llegar de su Chile natal con su record recièn conquistado, (El mismo que estamos viendo en su primera entrega.) a la provincia de Mendoza, tomando un vuelo que lo dejaria a tiempo para tomar su automòvil preparado para el gran premio, y presentarse en la linea de partida, lo que es, sin lugar a dudas, otra hazaña del gran “Kartulo”.

    Los saludo a todos. N.L.B.

Deja un comentario