LOS AÑOS PASAN PERO LOS HECHOS SE ASEMEJAN

Hace algunos días, recordé un hecho que le sucedió a un conductor, hace ya varios años. Un muchacho amante de los perros, sin distinción de raza ni edad, ganaba su sustento trabajando como “paseador”, y recorría las calles de la ciudad de Buenos Aires conduciendo una camioneta VW, las famosas “Kombi”, ¿Las recuerdan?. En aquél vetusto furgoncito, transportaba a sus “clientes” desde sus correspondientes domicilios, hasta los bosques de Palermo, donde toda la jauría, podía pasear a sus anchas…

 

Pero sucedió, que a la altura de donde se encuentra el “Jardín Botánico”, sobre la avenida Santa Fé, un vehículo cerró violentamente el paso de aquél muchacho de cabellos largos y alegre sonrisa, a punto tàl, que la gran frenada, incluso terminò apagando al motor, a la altura de la senda peatonal, que quedó delante de aquél imprudente al volante, detenido por el semáforo de luz roja. “la Kombi”, quedó justo detrás del vehículo de andar temerario, con todas las ventanillas abiertas, y las cabezas de los canes, curioseando hacia afuera…

 

El muchacho decidió,( sin detenerse a meditar su inmediata acción), salir de su “portaperros con ruedas”, e ir a increpar al conductor de aquél automóvil…

 

Pero después de “cantarle las cuarenta” al susodicho, este, sin mediar palabra alguna, extrajo una pistola, y disparó en forma certera al cuerpo del muchacho, para salir tranquilamente con la luz verde, sin inmutarse siquiera….

 

El muchacho salvó su vida, al ser oportunamente intervenido, volviendo tiempo después a su habitual trabajo, “casi” como si nada hubiera pasado…

 

Cuando recordaba este triste episodio, se me vino a la mente este documento que voy a compartir con ustedes en esta nota. Corría 1926, y hubo “encerrona” con un arma de fuego en el medio de la trifulca, pero no se llegó a tanto. Parece que al menos, para este recuerdo que vamos a compartir, “Todo tiempo pasado”, fue menos violento….

 

Mar del Plata, enero 22 de 1926

 

Señor presidente del Touring Club Argentino – Maipú 92 Buenos Aires

 

Presente:

 

“Considerando de hondo interés para el tourismo de nuestro país, dejar constancia de todos los actos que atenten contra la libertad y facilidades del mismo, y de la forma en que las autoridades locales atienden todo lo que a este se refiera, quiero poner en conocimiento de la institución que usted preside y de la que formo parte como socio, lo ocurrido ayer, en circunstancias en que hacía un viaje en automóvil de Buenos Aires a esta, en compañía del señor Osvaldo Altgert, también socio”.

 

“Ibamos transitando por el camino que une a general Guido con Maipú cuando nuestro paso fue obstruido por tres carros que marchaban lentamente en el mismo sentido”.

 

“Tocamos la bocina, pero el último de los carros no se daba por aludido. Nos acercamos lentamente para pasar por un lado del carro, y el conductor de este, nos echó violentamente encima todos los caballos, haciéndonos caer del terraplén, a pesar de ser este bien ancho y de caber ambos perfectamente”. (…)

 

“Además de esto, nos insultó soezmente, y nos dio a entender que hasta Maipú, deberíamos marchar detrás de èl. Entonces nosotros, acelerando rápidamente lo pudimos pasar, a lo que el carrero empuñó un “Winchester” que tenla al alcance de la mano, apuntándonos”.(…)

 

“Tan pronto llegamos a Maipú, presentamos la denuncia al comisario de esa localidad, el que nos atendió deferentemente, haciéndonos acompañar por un agente, al que llevamos en nuestro coche, yendo al encuentro de las carretas. Llegados a la tercera carreta, el agente la hizo detener y secuestró el arma al conductor, el que sorprendido infraganti, no tuvo tiempo de ocultar, ni descargar el arma”.

 

“Resulto ser un Winchester calibre 45, cargado con 12 balas. Inmediatamente fue arrestado el carrero, quien ante el comisario solo pudo alegar en defensa suya, que el terraplén era muy angosto y que el arma, la llevaba como defensa personal. (todo esto aconteció a las 8 de la mañana)”.

 

“Hicimos constar al señor comisario de Maipú, que la portación de armas en pleno día, y sin autorización, constituye un delito previsto y penado por las leyes,  pero lo más importante de todo, era el hecho de habernos apuntado con el rifle, lo cual constituye una agresión a mano armada, aunque el carrero haya declarado que solo lo hacía sin intención de disparar”.

 

Nicolás Lucas Barón.

 

Trabajo realizado en base a una carta publicada en la revista mensual del Touring Club Argentino (T.C.A.), del mes de enero de 1926.

 

Las fotografías que acompañan esta nota, no son las correspondientes a este caso en concreto, ya que no conozco imágenes que ilustren este caso. Es por eso, que decidí acudir a mi archivo para poder darle un poco de color a esta historia. Dejemos volar nuestra imaginación y contemplemos a la tropa de carretas, al automóvil del socio del T.C.A., estacionado junto a la comisaria, y porque no, a los perros que curiosean lo que sucede, fuera de la “Kombi” paseandera. NOTA 2 NOTA NOTA 1

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS AÑOS PASAN PERO LOS HECHOS SE ASEMEJAN

  1. Nicolàs Lucas Baròn dijo:

    FÈ DE ERRATAS : DESEO COMENTAR A TODOS LOS LECTORES/AS, QUE LA FECHA DE LA CARTA ES EL 2 DE ENERO Y NO EL 22 DE ENERO. LOS SALUDA A TODOS
    N.L.B.

Deja un comentario